miércoles, 14 de febrero de 2018

Los preocupantes efectos negativos de las redes sociales sobre la salud mental de los niños y adolescentes
por Jane Wakefield


Algunos niños pierden o rompen a propósito sus celulares para acabar con los mensajes que los angustian". (Ilustración de Katie Horwich).


Cuando el doctor Rangan Chatterjee, de Reino Unido, recibió por primera vez a un chico de 16 años que se había autolesionado y había acabado en urgencias, lo primero que pensó fue en darle antidepresivos.

"Pero hablé con él y me pareció que su uso de las redes sociales estaba teniendo un impacto negativo en su salud".

Así que en lugar de medicarlo le propuso una solución simple: debía intentar desengancharse de las redes sociales.

Al principio eliminando su uso una hora antes de acostarse y, con el paso de varias semanas, aumentándolo a dos horas por la mañana y dos horas antes de irse a dormir.

"Después de seis meses dijo que se sentía significativamente mejor y recibí una carta de su madre que decía que estaba más contento en el colegio y más integrado en la comunidad".

Ese y otros casos similares han llevado a Chatterjee a cuestionar el papel que las redes sociales juegan en las vidas de los niños y de los jóvenes. Y no es el único.


La mitad de los niños de Reino Unido de 11 y 12 años tenían un perfil en alguna red social que exige una edad mínima de 13 años. (Ilustración de Katie Horwich)

Un "vínculo intrínseco" con la salud mental

Hace unas semanas un centenar de expertos en bienestar infantil de Estados Unidos le pidieron a Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, que cerrara Messenger Kids, una aplicación desarrollada específicamente para niños de 6 a 13 años, argumentando que es una plataforma irresponsable.

Un estudio de 2017 de la Royal Society of Public Health de Reino Unido, con 1.500 jóvenes de 11 a 25 años, concluyó que Snapchat e Instagram eran las redes sociales que con mayor probabilidad inspiraban sentimientos de ansiedad y de ser inadecuado.

Siete de cada diez dijeron que Instagram les hacía sentirse peor sobre su imagen corporal, la mitad dijo que Instagram y Facebook exacerbaban su ansiedad y dos tercios que Facebook empeoraba el ciberacoso.

Shirley Cramer, que lideró el estudio, concluyó que las redes sociales ahora están "intrínsecamente vinculadas a la salud mental".

"Se han convertido en el espacio en el que formamos y construimos relaciones, nos expresamos y aprendemos del mundo que nos rodea".

Aunque Facebook, Twitter e Instagram oficialmente prohíben cuentas de menores de 13 años, en la práctica no pueden verificar la edad de sus usuarios, y ese es uno de los problemas que las autoridades británicas de la salud le han planteado a las redes sociales.

Según un estudio de 2017 de la entidad británica que regula los medios de comunicación, la mitad de los niños del país de 11 y 12 años tenían un perfil en alguna de esas redes sociales.


"En las últimas dos semanas he visto a dos niños que pidieron más citas por culpa del ciberacoso". (Ilustración de Katie Horwich)

"Algunos niños pierden o rompen a propósito sus celulares"

La psiquiatra Louise Theodosiou ha notado un aumento de los casos en los que las redes sociales son un factor que contribuye a la depresión, ansiedad y otros problemas mentales en menores.

Los problemas son variados y complejos: van desde la adicción a las plataformas de juego y a las redes sociales hasta el ciberacoso, pasando por la incidencia de sentimientos de ser inadecuado, causados por el bombardeo constante de imágenes de las vidas de otras personas.

"En las últimas dos semanas he visto a dos niños que pidieron más citas por culpa del ciberacoso", le dijo la psiquiatra a la BBC, "algunos niños pierden o rompen a propósito sus celulares para acabar con los mensajes que los angustian".

Según Theodosiou, el ciberacoso puede tener un efecto más intenso que el acoso en el patio escolar.

"Cualquier acoso fuera de internet está limitado a un ambiente concreto, pero en la computadora, en casa, es como si fueras acosado en tu propia habitación".

Otro de los grupos de menores que más le preocupan, aunque "afortunadamente" los casos son "raros", es el de los niños que dejan de salir por su adicción a las redes sociales, a las plataformas de juego o a ambas.


"Creen que sus amigos tienen vidas mejores que las suyas, aunque solo vean una versión idealizada de las vidas de los otros". (Ilustración de Katie Horwich)

Estos niños con frecuencia se niegan a salir para ir a las citas con el psiquiatra, así que los distintos profesionales de la salud tienen que hacerles visitas en casa para lidiar con el problema.

Puede tomar meses convencerlos de que salgan de la habitación.

"Estos chicos viven en un mundo de ficción, a veces para detrimento de su salud física. Pueden tener un problema físico, como un dolor de muelas, pero aún así no quieren dejar sus mundos virtuales", dijo Theodosiou.

Según la experta, incluso para los niños cuyo uso de las redes sociales se considera normal, hay peligro en la manera en que internet se ha convertido en un canal para acceder a las vidas de los otros, incluidas las celebridades.

"Los jóvenes tienen la necesidad de mirar compulsivamente a los otros y se disgustan porque sienten que sus vidas no son así", comentó la psiquiatra, "mi impresión es que creen que sus amigos tienen vidas mejores que las suyas, aunque solo vean una versión idealizada de las vidas de los otros".

¿Qué pueden hacer los padres?

La psiquiatra ha visto también lo difícil que esta experiencia puede ser para los padres. Ha oído el caso de algunos que duermen con el router para asegurarse de que sus niños no se conecten a la red inalámbrica en medio de la noche.

Estas son algunas recomendaciones que expertos y padres han compartido:
  • Supervisa cuánto tiempo se pasan los niños en internet y asegúrate de que no interfiere con actividades como socializar, comer, dormir o hacer ejercicio.
  • Considera prohibir los aparatos electrónicos durante las comidas y una hora antes de dormir.
  • Habla regularmente con los niños sobre lo que hacen en internet, qué compartieron hoy, de quién se hicieron amigos y cómo les afecta a su estado de ánimo.
  • Recuerda que Facebook, Twitter e Instagram son para mayores de 13 años. Con los niños más pequeños considera tener acceso regular a sus contraseñas para supervisar contenido.
  • Anima a los niños a utilizar internet con fines creativos: para ayudar con los deberes o para crear su propio contenido.


Fuente: BBC Mundo

lunes, 29 de enero de 2018

"Los días de Facebook y Google están contados": las duras críticas del multimillonario George Soros contra los gigantes tecnológicos


Soros es uno de los hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes.


Los días de Facebook y Google están contados.

Al menos eso cree el multimillonario de origen húngaro George Soros, quien previó la caída de la libra en 1992 y se ganó el sobrenombre del "hombre que provocó la quiebra del Banco de Inglaterra".

Durante una cena con periodistas en el Foro Económico Mundial que tiene lugar en Davos, Suiza, el magnate arremetió contra el poder de las empresas tecnológicas de Estados Unidos a las que acusó de poner "obstáculos a la innovación" y de ser una "amenaza para la democracia".

"A medida que Facebook y Google se han convertido en monopolios cada vez más poderosos, se han convertido en obstáculos para la innovación y han causado una variedad de problemas de los cuales recién ahora estamos empezando a darnos cuenta", aseguró Soros.

"Particularmente nefasto"

El inversionista, nacionalizado estadounidense, consideró que esto era "particularmente nefasto", dado que las redes sociales y las grandes compañías de internet influyen en cómo las personas piensan y se comportan, sin que los usuarios siquiera se den cuenta.


Soros considera que Facebook y Google son obstáculos para la innovación.


"Esto tiene consecuencias adversas de largo alcance en el funcionamiento de la democracia, particularmente en la integridad de las elecciones", aseveró, según una transcripción de su discurso.

Soros opinó que estas compañías pueden resultar "nocivas", puesto que "engañan a sus usuarios al manipular su atención y dirigirla hacia sus propios fines comerciales", lo que crea "una adicción deliberada" a los servicios que brindan.

Alertó, además, de lo que calificó como una "perspectiva aún más alarmante": la posibilidad de que estas compañías, que albergan datos personales de millones de personas, ofrezcan esta información a servicios de vigilancia patrocinados por el Estado.

"Esto puede resultar en una red de control totalitario como ni Aldous Huxley o George Orwell (dos escritores que reflejaron en sus novelas los efectos de una sociedad totalitaria futurista) podrían haber imaginado", añadió.

Sin embargo, predijo también que los días de estas compañías estaban contados como resultado de políticas tributarias y regulaciones.

"Davos es un buen lugar para anunciar que sus días están contados", afirmó.

Ninguna de las dos empresas tecnológicas respondieron de forma inmediata una solicitud de comentarios al respecto realizada por la BBC.

Trump en la mira

Al comenzar su discurso, el inversionista, sobreviviente del Holocausto, confesó que tenía una visión pesimista sobre el actual momento histórico, que considera "bastante doloroso".

"Las sociedades abiertas están en crisis y están en aumento varias formas de dictaduras y estados mafiosos, ejemplificados por la Rusia de Putin", opinó.


Soros calificó al gobierno de Donald Trump como un "peligro para el mundo".


El actual inquilino de la Casa Blanca tampoco escapó de las críticas de Soros.

Dijo que el gobierno de Donald Trump es un "peligro para el mundo" y agregó que creía que el presidente, al que calificó de "aspirante a dictador", podría no durar hasta el final de su mandato.

Soros, gran partidario del liberalismo económico, se hizo conocido en el mundo de la política al apoyar movimientos anticomunistas en las antiguas repúblicas soviéticas.

Es presidente del Soros Fund Management y fundador de Quantum Fund, y es considerado uno de los hombres más ricos del mundo, según estimaciones de la revista Forbes.



Fuente: BBC Mundo

miércoles, 24 de enero de 2018

Facebook dijo que las redes sociales pueden dañar la democracia
Los ejecutivos de la red social salieron a reconocer que minimizaron la influencia de las noticias falsas que sembraron los rusos durante las últimas elecciones presidenciales





Facebook admitió que las redes sociales pueden ser nocivas para la democracia.

Así lo reconoció la red social más grande del mundo, con 2,000 millones de usuarios, en una serie de post publicados por ejecutivos de la firma en una entrada llamada "Preguntas difíciles".

El post llega a modo de un mea culpa frente a las reiteradas críticas por el papel de Facebook y el fenómeno de las noticias falsas en las pasadas elecciones en Estados Unidos de 2016.

"Facebook se creó para conectar con amigos y familiares. Y lo ha hecho muy bien. Pero una cantidad sin precedentes de gente también lo ha usado para poner sus energías políticas en ello. Ha tenido una repercusión social que nunca imaginamos", escribió Samidh Chakrabarti, la responsable de producto de colaboración cívica de Facebook.

"En 2016, en Facebook, tardamos mucho en percatarnos de que algunos actores nocivos estaban abusando de la plataforma. Ahora estamos trabajando a fondo para neutralizar estos riesgos. Hice mal al minimizarlo. Lo admito. Es un tema muy importante como para hacerlo de menos", agregó.

En la misma línea, la jefa de políticas globales Katie Harbath adelantó que "ahora estamos más dispuestos que nunca a combatir las influencias negativas y asegurar que nuestra plataforma es una fuente de bienestar democrático".

"Tendríamos que haberlo hecho mejor"

Sin embargo, Chakrabarti adelantó que a pesar de que la red social está contratando más de 10.000 personas este año para trabajar en seguridad y protección, "es probable que esto siga siendo un desafío", y admitió directamente la injerencia de Rusia en las últimas elecciones.

"Aunque en su momento no lo sabíamos, hemos descubierto que estos actores rusos crearon más de 80.000 posts que llegaron a más de 126 millones de personas de Estados Unidos en los dos últimos años. Este tipo de actividad está en contra de lo que promovemos. Nos aborrece que un país use nuestra plataforma para hacer ciberguerra y dividir a la sociedad. Nos costó detectar este tipo de amenaza y tendríamos que haberlo hecho mejor", admitió.

El descargo de Facebook llega en un contexto de cambio, ya que su CEO Mark Zuckerberganunció que su nuevo desafío para el 2018 es "arreglar" Facebook. ¿Cómo? Dándole más prioridad a los contenidos publicados por los amigos y familiares frente a las publicaciones de las empresas, los comercios y los medios de comunicación.



Fuente: canal-ar.com.ar

sábado, 20 de enero de 2018

Cómo las redes sociales nos idiotizan
Por Jesse Singal


Steven Pinker, profesor de la Universidad de Harvard. Credito: Victor J. Blue/Bloomberg, vía Getty Images


Recientemente se divulgó un video de Steven Pinker, un profesor de la Universidad de Harvard, en el que al parecer alababa a miembros de un movimiento racista. El video, que fue grabado en noviembre durante un evento en Harvard organizado por la revista Spiked, mostraba a Pinker mientras se refería a “la gente a menudo muy educada, muy inteligente que tiene tendencias de extrema derecha” y destaca que son “conocedores del internet y los medios”.

La grabación se hizo viral. La derecha lo celebró y la izquierda se enfureció. El sitio web neonazi Daily Stormer redactó un artículo con un titular que, en parte, decía: “Profesor judío de Harvard admite que la extrema derecha y la derecha tienen la razón en todo”.

Un tuit del video publicado por Alex Witoslawski, una persona que se describe como un “provocador de la chusma y simpatizante de la extrema derecha”, obtuvo cientos de retuits incluyendo uno de Richard Spencer, un líder nacionalista blanco.

“Steven Pinker desde hace tiempo ha sido un favorito de la extrema derecha supremacista y blanca”, señaló el periodista Ben Norton, quien simpatiza con la izquierda. “Y él les corresponde”, añadió. Otros reaccionaron al rumor con simple exasperación: “Dios santísimo”, dijo el comentarista liberal y biólogo PZ Myers, quien también escribió un texto en el que denunció a Pinker por esta supuesta alianza.

La idea de que Pinker —un profesor de psicología que es judío y liberal— sea fanático de un movimiento antisemítico y racista en internet es totalmente absurda, así que se podría rechazar esta historia como una exageración al igual que cualquier otro ejemplo de lo que las redes sociales hacen mejor: generar indignación.

Sin embargo, es un episodio que vale la pena desentrañar porque enfatiza una tendencia perturbadora que empeora cada vez más en las redes sociales y mediante la cual esas lealtades tribales están remplazando los tradicionales conocimientos empíricos.

Quizá “subtribal” es el término más preciso y adecuado en este caso. Una cosa es decir que la izquierda y la derecha no están de acuerdo sobre hechos simples de la historia del mundo: ese tipo de fragmentación informativa ha estado ocurriendo durante un tiempo y precede a Twitter. Lo que las redes sociales hacen es acercar la lupa cada vez más, por lo que es más difícil que la gente que está de acuerdo en cuanto a su ideología general no lo esté sobre hechos básicos de los sucesos noticiosos.

Eso se debe a que las nocivas dinámicas sociales de estos espacios en línea promueven la idea de que cualquiera que no esté de acuerdo contigo sobre un tema controvertido, aunque sea un leve desacuerdo, es incorregiblemente tonto, malvado o sospechoso. En una amplia y creciente gama de temas no existen los desacuerdos de buena fe.

La furia en línea dirigida a Pinker es el ejemplo perfecto. El video era engañoso. Si se ven los ocho minutos completos del pánel del cual lo extrajeron está claro que el punto de Pinker es que las creencias de la extrema derecha son falsas e ilógicas, pero que la izquierda necesita hacer un mejor trabajo a la hora de combatirlas.

El video comienza con Pinker diciendo que está de acuerdo con los otros panelistas (dos periodistas y un abogado) acerca de que “la corrección política ha dañado muchísimo a la sección de la población que podría ser… no quisiera decir ‘susceptible’, pero sí cuya afiliación podría estar disponible para quien la busque”.

Este problema se presenta cuando se trata de “las personas muy educadas y muy inteligentes que tienen tendencias de extrema derecha: conocedoras del internet y los medios que a menudo se radicalizan y ‘eligen la pastilla roja’, como dice el dicho, una referencia a la película The Matrix“.

Pinker continúa argumentando que cuando los miembros de ese grupo se encuentran por primera vez con ideas que desaprueban o que se callan en los círculos liberales —aseveraciones como que la mayoría de los atacantes con bombas son musulmanes o que los miembros de distintos grupos raciales cometen delitos a tasas más altas, por ejemplo— de inmediato “se infectan con un sentimiento de indignación causada porque estas verdades son indecibles” y así “no hay barrera que les impida tomar conclusiones bastante repulsivas”.

Esa es una situación desafortunada, argumenta Pinker, porque aunque alguien use esos hechos para apoyar opiniones intolerantes, no tendría por qué ser así pues “para cada uno de ellos, hay argumentos muy poderosos sobre por qué no fomentan el racismo, el sexismo y el anarcocapitalismo, etcétera”.

Después se dispone a explicar con cuidado esos argumentos contrarios: por ejemplo, aunque en este momento es cierto que, según la Oficina de Estadísticas de Justicia, la tasa de homicidios es más alta entre las personas de raza negra que para los blancos, eso en realidad no nos dice nada de ese grupo de gente puesto que, en distintos momentos de la historia, diferentes sectores de la población han tenido elevadas tasas de crímenes; en algún momento fueron los irlandoestadounidenses. Según la misma lógica, dice Pinker, “los grupos extremistas de derecha cometen la mayoría del terrorismo nacional” y no los musulmanes.

Cada vez es más difícil hablar de cualquier tema controvertido en internet sin que cada opinión sea convertida en una caricatura creada por los oportunistas que comercian con la indignación.

Sería imposible que una persona razonable vea el video de ocho minutos y piense que el punto de Pinker es alabar a la extrema derecha en vez de establecer un argumento psicológico sobre la corrección política, el reclutamiento de la extrema derecha y cómo combatir mejor las ideas fanáticas de ese movimiento.

Ahora bien, quizá no estás de acuerdo con ciertas partes de ese argumento —como en mi caso, pues creo que Pinker exagera la intensidad de la corrección política en los campus universitarios— pero es difícil entablar ese debate en primer lugar cuando una versión tan gravemente distorsionada de la opinión de Pinker se está esparciendo cual incendio forestal en internet.

Steven Pinker estará bien. Una exageración momentánea en Twitter no afectará su larga y exitosa carrera como intelectual en el ámbito público. Sin embargo, esto sucede cada vez más y, en muchos casos, le pasa a personas que no tienen ni el posicionamiento ni la reputación de Pinker.

Cada vez es más difícil hablar de cualquier tema controvertido en internet sin que cada opinión sea convertida en una caricatura creada por los oportunistas que comercian con la indignación de modo que todos, por temor a quedar atrapados en la escaramuza que está a punto de explotar, nos refugiamos en nuestras trincheras ideológicas donde podemos exaltar nuestra rectitud colectiva sanos y salvos.

En este caso sería algo como: “¡Steven Pinker dijo que la extrema derecha es buena! ¡Pero la extrema derecha es mala! ¡Debemos defender este principio!”.

Caer en eso nos está convirtiendo en personas más tontas.



Fuente: nytimes.com

jueves, 18 de enero de 2018

Seis técnicas de persuasión que usan los estafadores en internet y cómo identificarlas


La ingeniería social se basa en la interacción humana y les permite a los estafadores tenderles trampas a los internautas.


Puede que alguna vez hayas leído o escuchado la expresión "ingeniería social", pero ¿sabes lo que significa?

En ciencias políticas, el término se usa para hablar sobre las influencias y acciones que emplean ciertos gobiernos y clases de poder sobre la sociedad para intentar cambiarla.

Pero en seguridad informática, la expresión se refiere a las técnicas de manipulación psicológica que usan los ciberdelincuentes para tenderles trampas a los internautas.

La ingeniería social es el arte del engaño.

El objetivo puede ser diverso, desde obtener información hasta realizar fraudes o acceder de manera ilegítima a ciertos documentos.

Para lograrlo, los estafadores se valen de una serie de métodos y herramientas con las que buscan confundir al usuario.

Estas son algunas de ellas.

1. Principio de simpatía

A través de la observación de los movimientos que haces cuando navegas por la red o de la información que hay publicada sobre ti, los estafadores pueden recopilar muchos datos, desde tu dirección de correo electrónico hasta tu número de teléfono, el nombre de tu mascota o tu lugar de residencia.


Los hackers observan lo que publicas y después usan esa información a su favor.

Conseguir datos puede ser más sencillo de lo que muchos piensan. Compruébalo tú mismo. ¿Qué tanto puede saber un extraño sobre ti analizando tus redes sociales?

La manipulación viene después: los hackers usan esa información para hacerse pasar por una persona de tu confianza y tenderte trampas.

"El principio de simpatía, también traducido como de afición, gusto o atracción, nos señala algo que a primera vista puede parecer simple: estamos más predispuestos a dejarnos influir por personas que nos agradan, y menos por personas que nos producen rechazo.", explica el psicólogo y escritor estadounidense Robert Cialdini, quien escribió en 1984 Influence: The Psychology of Persuasion ("Influencia: la psicología de la persuasión") y definió los seis principios.

Lo mejor es que evites dar demasiados datos sobre ti a quien no conoces. Tendemos a confiar más en extraños cuando navegamos por internet. Recuerda que más vale prevenir que curar.

La observación también puede referirse a los documentos que tienes en el equipo. Por eso, cuanta menos información dejes a la vista en el escritorio, mejor.

UN CONSEJO: Si no quieres compartir demasiados datos sobre ti en internet, desactiva la geolocalización para que otros usuarios de internet no sepan dónde te encuentras. También es recomendable comprobar tu perfil público o visitar directorios de internet para saber qué información tienen sobre ti.

2. Principio de escasez

"Date prisa". "Es urgente". "Cambia ya tu contraseña". "¡Llama ya!".


Una de las trampas más habituales consiste en meterles presión a los internautas.

Meter presión a los usuarios para lograr sus objetivos es una de las técnicas más habituales de los ciberdelincuentes.

A través de esa presión buscan pasar inadvertidos, dándole menos oportunidad al usuario de que caiga en la trampa.

Muchas veces usan ese sentido de urgencia para enviar "ofertas que no te puedes perder" y todo tipo de "oportunidades" que, en realidad, no son tan "exclusivas" como aseguran en esos emails o mensajes de texto.

Y esa urgencia está muy relacionada con lo que en psicología se define como el "principio de escasez", el cual nos hace estar más dispuestos acercarnos a algo si notamos que es escaso o difícil de conseguir.

3. Principio de autoridad

La amenaza a menudo viene de la mano de la urgencia. Por ejemplo: "Es urgente. Si no cambias ahora mismo tu contraseña, perderás tu cuenta para siempre".

Y la amenaza viene de la mano de lo que se conoce como principio de autoridad.

Según explica Cialdini, "estamos más predispuestos a dejarnos influenciar cuando somos interpelados por una autoridad".


Los estafadores a menudo se hacen pasar por personas o entidades que transmitan autoridad. Por ejemplo, una entidad bancaria o el jefe de la víctima.

No se trata de coaccionar o ejercer poder, sino con "el aura de credibilidadque la autoridad supone".

"Tendemos a creer que quienes están en posiciones de liderazgo tienen más conocimiento, más experiencia, o más derecho a opinar", añade en su libro el especialista.

Para ello, a menudo los hackers intentan hacerse pasar por una entidad o persona de confianza de la víctima. A esta técnica se la conoce como phishing.

4. Principio de reciprocidad

A través de una serie de preguntas de índole personal, los estafadores desarrollan los perfiles de sus víctimas.

Gracias a ello, logran establecer vínculos para identificar los temas hacia los que pueden reaccionar de manera más favorable para ellos.


Intentan ganarse la confianza. Para ello, suelen crear perfiles falsos en redes sociales y plataformas web.

Muchas veces, usan perfiles falsos para lograr el engaño. Este tipo de conexiones también se usan para fraudes de "sextorsión".

A través de estas estrategias aplican lo que se conoce en psicología como "principio de reciprocidad", el cual establece que tendemos a tratar a los demás de la misma manera en que nos tratan a nosotros.

Por ejemplo, si recibimos un regalo o beneficio, sentiremos la necesidad de devolver el favor. La eficacia de este método psicológico es mayor si el regalo es percibido como algo personal.

Lo mismo ocurre si nos cuentan una confidencia o un secreto íntimo: es muy probable que queramos contar también algo nuestro.

UN CONSEJO: No establezcas diálogos con desconocidos sobre tu vida personal. ¿Por qué te hace tantas preguntas? ¿Para qué necesita saber toda esa información?

5. Principio de compromiso y coherencia

Al haber observado tus comportamientos previos y saber sobre ti, los hackers son capaces de captar la atención de sus víctimas.

Si, por ejemplo, quieren que la persona tome una decisión de manera impulsiva, será más fácil lograrlo siendo coherente con el perfil de esa persona, con los gustos que tiene, con cómo se define...

Además, ese principio establece que cuando una persona se compromete con algo, tiene más probabilidades de cumplir con su compromiso, incluso cuando su motivación original haya desaparecido.

Por eso, a veces, los estafadores se valen de formularios y preguntas clave que te obligan a comprometerte con algo específico.

6. Principio de aprobación social


Seguir al rebaño no tiene por qué ser lo más inteligente.

Este principio, al que también se denomina "consenso" o "seguir el rebaño", establece que tendemos a acomodarnos a lo que opina la mayoría de la gente.

Eso quiere decir que si mucha gente da algo por bueno, nosotros probablemente lo hagamos también (y viceversa).

Los estafadores intentan convencernos de que cierto antivirus (que en realidad es un programa malicioso que intentan vender en ventanas emergentes) es el que usa todo el mundo... y por eso lo "necesitamos" instalar nosotros también.

O que mucha gente participó en un sorteo y a mucha gente le tocó un precio: "¡Tú también puedes lograrlo!"

No te dejes engañar.



Fuente: BBC Mundo

jueves, 14 de diciembre de 2017

Estados Unidos pone fin a las normas que aseguraban la neutralidad de la red y el acceso igualitario a internet


El nuevo director de la FCC, Ajit Pai, ha dicho que las normas sobre neutralidad de la red fueron un error.

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés) revocó este jueves la normativa de 2015 que protegía la neutralidad de la red, que aseguraba el acceso igualitario a internet de todos los individuos y compañías.

Esa reglamentación aprobada durante el gobierno de Barack Obama impedía a los proveedores de servicios de banda ancha bloquear, ralentizar o dar prioridad a algunos contenidos disponibles en línea, algo que ahora sí se podrá hacer.

El objetivo de la neutralidad de la red es asegurar una internet libre y abierta, en la que haya condiciones igualitarias para todos los consumidores al tiempo que se evita que los prestadores de servicio de banda ancha favorezcan sus propios contenidos o los de las empresas que paguen un canon.

El cambio de las reglas aprobado este jueves bajo el auspicio del gobierno de Donald Trump ha sido duramente criticado por las organizaciones que defienden una internet libre e igualitaria, así como por grandes compañías del sector como Facebook y Alphabet, la empresa matriz de Google, y el Partido Demócrata.

Los partidarios del fin de la neutralidad sostienen que la normativa de 2015 dificultaba el progreso y la inversión en el área de las telecomunicaciones.

Victoria para las grandes compañías

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo que con esta medida la FCC "regresaría internet a un mercado controlado por los consumidores y libre de regulaciones que perjudican la innovación".


Las grandes empresas de telecomunicaciones como Comcast pueden ser las grandes beneficiarias de las nuevas reglas.

La decisión de la FCC es una victoria para los grandes proveedores de servicios de banda ancha en EE.UU. como AT&T, Comcast y Verizon, que desde hace tiempo veían con frustración como no lograban obtener beneficios adicionales del uso intensivo que los usuarios hacen de sus redes para consumir ciertos contenidos.

Estas empresas han dicho que no prevén bloquear el acceso, pero que podrían dar prioridad a la entrega de ciertos contenidos aprovechando que la nueva normativa les permitirá cobrar a los sitios de internet para llevar sus contenidos hasta los usuarios.

En ese sentido, sin embargo, la nueva regulación les impone la obligación de mantener informados a los consumidores acerca de cuáles son las características del servicio que están prestando.

El cambio de normativa fue impulsado por el nuevo director de la FCC, Ajit Pai, un republicano nombrado en ese cargo por el presidente Donald Trump.

Pai ha dicho que las normas sobre neutralidad de la red fueron un error. "Eso ha hecho disminuir la inversión en la construcción y expansión de las redes de banda ancha", afirmó en una declaración hace un par de semanas.

"Por casi 20 años, internet prosperó gracias a un enfoque regulatorio ligero establecido por el presidente Clinton junto a un Congreso republicano. Ese marco bipartidista llevó al sector privado a invertir US$1.500 billones construyendo redes de comunicación a través de todo Estados Unidos. Y eso nos dio la economía de internet que se convirtió en la envidia del mundo", agregó.

Voto dividido

La decisión de revertir las regulaciones sobre la neutralidad de la red fue tomada en una votación que quedó 3 a 2, en la que se impuso la posición de los 3 comisionados de la FCC de tendencia republicana.


La comisionada Jessica Rosenworcel cuestionó la decisión tomada por la FCC.

Jessica Rosenworcel, una de las comisionadas disidentes (de tendencia demócrata), dijo en una declaración escrita divulgada este jueves que a través de la nueva normativa se otorga un "extraordinario nuevo poder" a los proveedores de internet.

"Ellos tienen la habilidad técnica y los incentivos económicos para discriminar y manipular el tráfico de internet. Y ahora esta agencia (la FCC) les ha dado luz verde para que avancen", afirmó.



Fuente: BBC Mundo

viernes, 8 de diciembre de 2017

La investigación que revela el ejército de perfiles falsos usados para influir en las elecciones de Brasil
por Juliana Gragnani


Hay robots informáticos intentando manipular la opinión pública en Brasil a través de las redes sociales desde 2012. (Ilustración: Kako Abraham/BBC)

Son las siete de la mañana y un joven de 18 años enciende la computadora en su casa de Espíritu Santo, en el sureste de Brasil. Comienza su rutina laboral.

Actualiza el estado de uno de los perfiles que maneja en Facebook. "¿Puede alguien recomendarme una película?", pregunta. Después, abre otro perfil: "Tan sólo querría estar durmiendo toda la tarde". Y un tercero: "Tengo mucha hambre". Intercala esos textos con otros en los que apoya a políticos brasileños.

Los 20 perfiles que controlaba en Facebook y Twitter no incluían ni su foto ni su nombre real; fueron alimentados con videos inventados y fotos robadas, y, usados, según él, activamente para influenciar, como un ejército virtual, el debate político en las redes sociales durante las elecciones presidenciales de Brasil de 2014.

Una investigación de tres meses de BBC Brasil encontró más de 100 perfiles supuestamente falsos en Facebook, pero sobre todo en Twitter, activos en Brasil desde 2012, que eran controlados por una suerte de cíborgs.

"Campaña negativa"

Los perfiles estaban en parte automatizados y en parte operados por humanos. Esa actividad humana rompe los patrones típicos vinculados a los bots (robots informáticos) y hace que su detección sea más difícil.

"Es un peligro para la democracia", dice Philip Howard, del Instituto de Internet de Oxford, en Reino Unido. A través de los perfiles falsos creaban grupos en Facebook para favorecer o perjudicar a ciertos candidatos e interactuaban con usuarios reales. (Foto: Facebook/reproducción)

"Las democracias funcionan bien cuando hay información precisa circulando en las redes sociales. Los cíborgs son parte de la técnica moderna de hacer campaña negativa".

De acuerdo con cuatro personas que dicen haber trabajado para la empresa y fueron entrevistadas en condición de anonimato, a partir de 2012 un empresario brasileño contrató a unas 40 personas de diferentes partes del país para gestionar entre 20 y 50 cuentas falsas.

Todos los entrevistados declararon que trabajaban para Facemedia, una agencia de marketing que dice proporcionar servicios de monitoreo de redes sociales.

"Nosotros nunca creamos perfiles falsos, ese no es nuestro trabajo", dice su propietario, Eduardo Trevisan.

El empresario ganó prominencia en Brasil con una cuenta de Twitter en la que alerta a sus 1,2 millones de seguidores sobre la ubicación de las operaciones policiales que buscan atrapar a conductores que sobrepasan el límite de consumo de alcohol.

Una rutina inventada

Varios elementos, concebidos con la ayuda de expertos, contribuyeron a que un perfil fuera identificado como falso.

El uso de fotos robadas (y a menudo manipuladas), el uso de herramientas externas, el tipo de mensajes que trataban de simular una rutina diaria, la repetición de palabras o expresiones, la publicación durante horas de trabajo, la participación activa en debates sociales, la acción para crear trending topics (temas tendencia) y los mensajes apoyando o atacando a candidatos.

"Teníamos que publicar dos veces al día en cada perfil. Cuando había un debate, lo comentábamos en tiempo real, como si fuéramos votantes. Tenía que hacer que esos perfiles tuvieran una rutina, una vida", dice un supuesto exempleado.

"Eres alguien detrás de una máscara. Tienes una respuesta poderosa. Sientes que estás marcando la diferencia en esa campaña", añade otro.

Las entrevistas y el análisis de la actividad en redes sociales de los perfiles falsos puso el foco en 14 políticos.

La investigación de BBC Brasil confirmó que hubo pagos legales a cuatro personas, incluida una transferencia de 360.000 reales (más de US$120.000) del comité nacional del Partido de la Social Democracia Brasileñal (PSDB), uno de los principales partidos de Brasil en 2014, cuando Aécio Neves, el candidato de la oposición, estaba en la carrera por la presidencia.

No hay pruebas que sostengan que los políticos conocían el uso de perfiles falsos como parte de los servicios en redes sociales aparentemente legales por los que pagaban.

Los pagos más recientes hallados por BBC Brasil provenían de la diputada federal de Río de Janeiro Laura Carneiro. Ella confirma haber contratado a Facemedia, pero niega tener conocimiento sobre "el uso inmoral de perfiles falsos".

Algunos de esos perfiles falsos siguieron aportando "Me gusta" y comentarios en el perfil de Carneiro hasta noviembre de este año.

En el debate social

En un solo post sobre vacunas contra la rabia, cinco de los ocho comentarios fueron generados por cíborgs y todos ellos fueron publicados en apenas unos minutos. "Romulo Borges" escribió: "Súper importante".

Tiene 71 amigos y comenzó a publicar en Facebook en marzo de este año, publicando cosas como "Esperando el momento para llegar a casa y comer restos de pizza" o "Lunes frío y lluvioso", todas ellas desde Hootsuite, una plataforma externa que permite acceder a diferentes cuentas al mismo tiempo.

Borges tenía también un perfil en Twitter. Fue creado en 2010 y estuvo activo entre julio y octubre de 2014.

Cuando publicaba tuits sobre su rutina diaria, solía usar las mismas expresiones. En ese momento, publicó cosas sobre un debate entre la entonces presidenta (y luego sometida a un proceso dejuicio político) Dilma Rousseff y el opositor Neves.

En sus comentarios, criticó el comportamiento de Rousseff.

Borges suspendió sus actividades coincidiendo con el final de las elecciones y regresó en marzo de 2017. Ahora sus "Me gusta" están en casi todos los posts (textos publicados en la red social) de Carneiro.

Los entrevistados dicen que los perfiles falsos que identificaron son apenas la punta del iceberg. Alegan que la compañía creó "miles" de cuentas supuestamente falsas. También dicen que hay otras empresas en Brasil que ofrecen los mismos servicios.

"Cuando analizamos la actividad de los perfiles falsos podemos ver claramente su recorrido interactuando entre ellas y con las cuentas de Twitter de Trevisan. Puedes ver los diferentes retuits, y cómo responden y comentan, tratando de promocionarse unas a otras en distintas redes", explica Fábio Malini, coordinador de un grupo de investigación en la Universidad Federal de Espírito Santo.

Malini ya había estudiado algunos de los perfiles cuando fue contactado por BBC Brasil.

Tanto Facebook como Twitter dicen que los perfiles falsos van en contra de su política y que pretenden perfeccionar sus sistemas para detectar y, en última instancia, eliminar esas cuentas.

"Se benefician de lo que se conoce como comportamiento gregario, generando discusiones y creando la sensación de que un argumento específico ha perdido o ganado el debate", explica Malini.

De diez políticos que se cree que contrataron la empresa durante campañas electorales, solo tres de ellos ganaron. Los falsos perfiles fueron más exitosos a la hora de crear trending topics.


Eduardo Trevisan es el propietario de la empresa Facemedia, que opera en Río de Janeiro. (Imagen: Facebook/reproducción)

El trabajo "secreto" de los "activadores"

Un supuesto exempleado dice que algunos de ellos fueron contratados pensando que trabajarían para la famosa cuenta de Trevisan. "Era un tipo de trabajo muy secreto", afirma.

Añade que cuando descubrió lo que estaba haciendo realmente, decidió ocultárselo a sus amigos y familiares. Hoy dice que le da miedo hablar sobre lo que hizo y que firmó un acuerdo de confidencialidad con la compañía: "Trabajé para gente muy importante".

Los salarios eran bajos para los estándares de Brasil, apenas por encima del salario mínimo y duplicándolo durante la época de elecciones.

En otras regiones de Brasil, algunos trabajaban desde casa y eran monitoreados vía Skype. Cuando se levantaban para ir al baño, tenían que explicar su ausencia al coordinador.


Intercambiaban frases de la vida cotidiana con opiniones políticas. (Imagen: Facebook/reproducción)

Los más jóvenes y mayoritariamente menos cualificados eran llamados "activadores", según las entrevistas. Recibían de sus superiores un informe detallado sobre cada una de las "personas" a las que tenían que representar: foto, historial familiar, profesión y aficiones.

Entonces, activaban el perfil y comenzaban a "alimentarlo" con publicaciones del día a día, antes de recibir instrucciones para ejecutar otras tareas. Todos tenían varias tarjetas SIM que les permitían verificar sus perfiles en las redes sociales.

Las fotos eran tomadas de bancos de imágenes, otras veces robadas de sitios de noticias y manipuladas. En un caso, usaron la imagen de una mujer víctima de asesinato.

Los posts más genéricos —"Buenos días", "Voy a comprar comida", "Buenas noches", "Estoy muy cansada" y otros similares— eran casi siempre programados.

Una de las tareas era responder a comentarios de usuarios reales. Esto era especialmente importante para crear la sensación de que el perfil era auténtico.

Añadían y seguían a gente al azar para obtener un número creíble de "amigos", lo cual ayudaba a forjar su "reputación". Los perfiles falsos también interactuaban entre ellos (incluso había parejas y familiares inventados).

Cuando un perfil era desacreditado por los usuarios, se reemplazaba por otro, que usaban de un gran banco de perfiles falsos de la compañía, dicen los presuntos exempleados.


Usaban fotos robadas en los perfiles. En esta cuenta de Twitter, el "activador" expresó opiniones sobre el político Paulo Hartung. (Imagen: Twitter/reproducción)

En torno a 25 de los perfiles hallados por BBC Brasil cesaron su actividad. Sus últimos posts y mensajes fueron publicados entre el 24 y el 27 de octubre de 2014.

La segunda ronda de las elecciones presidenciales en Brasil fue el día 26.

Durante uno o dos meses, los perfiles tuitearon únicamente sobre sus vidas, publicando textos similares para establecer una rutina y usando postsprogramados. Este patrón era roto a menudo con actividad muy intensa a favor de un candidato.

"Ganamos o bien por volumen, pues nuestro número de posts era considerablemente más alto que el que podía producir el público en general, o porque podíamos instigar a personas reales y hacer que activistas se implicaran en nuestra causa. Creamos una sensación de mayoría", dice uno de los supuestos exempleados.

Formaban parte también de una campaña para la cuenta de Twitter de Trevisan que fue nominada para un premio.

Además, dijeron que participaron en votaciones online e incluso tuvieron en cuenta que la visión política opuesta les llevó ventaja por un tiempo para dar la impresión de que todo era "orgánico y natural", en palabras de uno de ellos. "A veces, diez personas votaban durante ocho horas".

Seguidores fieles

Hubo casos en los que políticos contrataron la empresa para cuidar su imagen fuera de las campañas.

Uno de ellos es el expresidente de Senado Federal de Brasil Renan Calheiros. Él niega haber contratado la compañía.


Esta cuenta falsa usaba la imagen de un actor griego como foto de perfil. (Imagen: Twitter).

Pero en 2013, cuando hubo protestas que pedían su impeachment, los perfiles falsos crearon un hashtag (etiqueta), #MexeuComRenanMexeuComigo (si te metes con Renan, te metes conmigo) para defender al senador en las redes sociales.

Uno de sus defensores más leales, "Patrick Santino", publicó tuits a favor de Calheiros que fueron compartidos 777 veces. La foto de su perfil es la del actor griego Sakis Rouvas.


Otras fotos eran obtenidas de bancos de imágenes (Imagen: Twitter).

En 2009, Trevisan fue invitado a participar en el programa matinal de televisión más famoso de Brasil. Se presentó como consultor de marketing y dijo que había sido entrenado por los gurús de Twitter detrás de la campaña del entonces presidente estadounidense, Barack Obama.

Si se demuestra que su empresa fue responsable de la creación de perfiles falsos para influir en el debate político en Brasil, Trevisan y alguno de sus empleados podrían verse envueltos en actividades que implican acciones legales, desde suplantación de identidad hasta fraude.

La nueva legislación que fue aprobada este año por el Congreso este año —y por lo tanto no aplicable en casos pasados— prohíbe el uso de perfiles falsos para promover campañas políticas durante las elecciones.


En detalle: ¿qué dice Eduardo Trevisan?

"Facemedia es una empresa de comunicaciones digitales que lleva diez años en el mercado. Durante este tiempo, hemos ofrecido servicios a más de 100 clientes. Nuestra empresa se especializa en planificación estratégica de marketing digital, creación y mantenimiento de sitios y perfiles, monitoreo de redes de big data, y varias técnicas de marketing como SEO, SEM, copywriting, branding, design thinking y relaciones con influencers, entre otras cosas".

"Además de servir a una larga lista de clientes privados, Facemedia usa sus conocimientos en movilización digital para causas sociales. En 2011, por ejemplo, Facemedia recibió el "Premio Oscar en Twitter", del diario estadounidense New York Times, por su labor humanitaria hacia personas que habían perdido sus casas por inundaciones. (...) Los vínculos entre los perfiles son establecidos a través de criterios de las propias redes sociales. Los servicios de Facemedia en campañas electorales son descritos y registrados de manera transparente. Por cuestiones éticas y contractuales, Facemedia no puede proporcionar ninguna información sobre clientes privados.



Fuente: BBC Mundo